Animation


Menu




396568
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
628
1048
1676
116885
28022
10662
396568
Your IP: 54.224.184.33
Server Time: 2017-09-25 15:09:11

Sacos anales

 

¿Que son los sacos anales?

Las glándulas anales o sacos anales son dos estructuras situadas a ambos lados del ano, debajo de la cola y son muy superficiales justo debajo de la piel en los perros y gatos.

También se encuentran presentes en otros mamíferos como el zorrillo y el hurón dándoles su característico olor desagradable para los humanos. Su misión es formar un líquido aceitoso, espeso y oscuro, de olor muy fuerte y característico.

Normalmente, estas glándulas se vacían al defecar y su contenido parece contribuir al marcaje del territorio de los carnívoros.

En algunas ocasiones no se vacían normalmente y su contenido se hace más denso y oscuro dificultando aún más su vaciado formándose lo que se llama impactación.

 

Impactación

Cuando se presenta el perro suele adoptar unas posturas muy típicas arrastrando el ano por los pisos y alfombras, para evitar la picazón y el dolor que aparece en la zona, en muchas ocasiones se forma una irritación y escoriación por todo alrededor del ano y puede complicarse con una infección.

Además, la base de la cola y la zona perineal pueden estar manchados de este líquido y tener un aspecto aceitoso y muchos perros y gatos se lamen constantemente la zona, demostrando un importante dolor cuando se intentan explorar.

Además de fiebre y decaimiento general, puede aparecer también alguna hemorragia y hay una clara tendencia al estreñimiento.

Si la infección no se corrige rápidamente, podemos encontrar un absceso, lo que ya supone una complicación mayor y que suele requerir una pequeña intervención quirúrgica para su solución. En algunos casos avanzados se puede desarrollar un tumor.

 

Prevención

Para evitar el problema debemos eliminar completamente los alimentos que produzcan estreñimiento, retirar de la dieta todo tipo de huesos ya sean enteros o triturados, mantener una higiene cuidadosa lavando a menudo la zona afectada.

Observar a nuestra mascota para detectar si existe dolor al defecar, un olor desagradable o las posturas típicas que adoptan los perros enfermos de las glándulas anales, entonces la recomendación es acudir al Médico.

 

Veterinario Dr. Oskar González Celis

Médico Veterinario Zootecnista

especialista en medicina homeopática y herbolaria.

UNAM Céd. Prof. 3567765

Sonora, México